Skip to content

LA TV PÚBLICA Y SUS MEDIDAS ADOPTADAS

2 julio 2010

¿Por qué y para qué existen servicios públicos de televisión en las sociedades actuales?

Si nos paramos a analizar esta pregunta extraeríamos cosas muy diferentes dependiendo del punto de vista con el que se mire.

Funcionalmente hablando, diríamos que los medios de comunicación, específicamente la televisión y los servicios que ofrece, nos comunican y nos informan de hechos de actualidad o pasados permitiéndonos así conocer mejor la sociedad en la que vivimos. Así también, sin la sociedad no habrían televisiones públicas ya que la demanda de dicho “servicio” no existiría.

Des de un punto de vista crítico, sin embargo, diríamos que no todo lo que sale en la TV es adecuado para nosotros, “no toda la información nos informa”, ya que los medios de comunicación muestran aquello que les interesa para crear o seguir formando esa sociedad masiva, de consumo, esa sociedad industrializada y serial en la que nos encontramos.

Otra de las perspectiva que se le puede dar a este tema sería bajo un punto de vista postmodernista siguiendo las nuevas teorías como la semiótica. Aquí se hablaría de que los servicios públicos de televisión podrían llegar a ser una demanda por parte de la sociedad, es decir, no existirían si estos no los demandasen. Si en la teoría crítica nos manipulaban, ahora seremos la sociedad quienes pediremos esa manipulación. Los medios de comunicación son masivos por que hay una demanda por parte de la población.

Pero, pongamos ejemplos para entender mejor lo explicado:

Prohibir cierto contenido audiovisual pornográfico y de juegos de azar, tener derecho a la contratación de la emisión exclusiva de contenidos audiovisuales y a la potestad para excluir la emisión codificada de acontecimientos de gran interés para la sociedad (según los artículos 18 y 19 de la ley), o la regulación de la publicidad en cuanto a reducción de emisiones publicitarias o la retirada de anuncios en series televisivas, han sido algunos de los puntos más destacados en la nueva ley de comunicación audiovisual implantada el primero de mayo.

A esto, se le podría añadir la retirada total de anuncios comerciales por parte de RTVE, quienes el 1 de Enero dejaron de emitir publicidad comercial (a pesar de seguir implantando logotipos en los créditos de las principales marcas colaboradoras en las series de TV para la cadena nacional).

La polémica entonces está en ¿Realmente la ley general de comunicación o la retirada de publicidad son eficaces entre la sociedad? ¿Responden verdaderamente a sus funciones? ¿Se trata de una mejora para el medio audiovisual o un empeoramiento de la situación?

Se tratan de meras estrategias que en algunos casos son necesarias, oportunas y eficaces, como es en la retirada de cierto contenido audiovisual que pueda perjudicar a cierta parte de la sociedad, pero en otras de las medidas tomadas, como la disminución o retirada de publicidad en ciertos programas, la decisión no es del todo funcional, a veces es criticada y sobre todo, detrás de esto siempre hay otros fines.

En definitiva, todo lo llevado a cabo en el medio audiovisual y sobre todo en las televisiones públicas, quienes normalmente suscitan más polémica en cuanto a la financiación, está previamente estudiado adecuándose por encima de todo a lo demandado por nuestra actual sociedad, ya que al fin y al cabo ellos son los principales consumidores y por tanto los principales afectados.

Anuncios

“estosololoACORDAMOSentretodos”

26 mayo 2010

NOTICIA (www.vertele.com)

El PP exigió hoy la retirada “inmediata” de la campaña publicitaria ‘estosololoarreglamosentretodos.org’ de la televisión y la radio públicas, que desde el pasado 1 de enero no emite publicidad, por estar financiada por una entidad de carácter privado y responder a la estrategia de comunicación del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.La iniciativa ‘estosololoarreglamosentretodos.org’ está impulsada, según explicó el dirigente popular, por la Fundación Confianza, una entidad de “naturaleza privada”, por lo que en ningún caso se puede hablar de una “campaña institucional”. La nueve Ley de Financiación eliminó la publicidad de TVE desde el pasado 1 de enero y sólo contempla la emisión de campañas institucionales y autopromoción.

REDACCIÓN

Como todos sabemos, desde el día 1 de enero de 2010 la televisión pública española dejó de emitir publicidad que no fuese institucional o de autopromoción. Sin embargo, esta campaña ha provocado una reacción del partido de la oposición no porque el contenido de ésta sea negativo, sino porque consideran que el gobierno está utilizando la función de información de la televisión pública como si de la función de persuasión se tratase. En el caso de los servicios públicos esta función se convierte en una disfunción, ya que para que el sistema se ajuste no debería existir. No obstante, desde la experiencia, vemos que nunca ha sido así.

TVE, mediante esta campaña consigue poner en marcha una función básica de los medios según Lasswell: correlación. En todo momento establece un lazo entre el servicio público y la sociedad. Pretende un feedback entre el Gobierno y los espectadores, de forma que la campaña funcione como estímulo social para superar la crisis. De esta forma está consiguiendo que interactúen, y lo hace desde su posición de televisión pública.

Como hemos dicho anteriormente, la disfunción de persuasión debería desaparecer, no así el sistema completo, puesto que juega un papel importantísimo dentro de nuestra sociedad. Frente a las televisiones privadas, TVE (con sus dos canales) apuesta por una televisión de calidad cuya función principal es la enseñanza social. Programas alternativos que se escapan del concepto de industria cultural en el que están integradas el resto de cadenas. La televisión pública no busca lucrarse, como bien ha demostrado con el gesto de la retirada de la publicidad, de este modo se escapa de los programas despectivamente denominados “telebasura, cuyo objetivo es básicamente económico, para centrarse en la función socializadora de los medios. Los programas como “Sálvame”, “Gran Hermano”, “Supervivientes”… están todos cortados por el mismo patrón. Además está demostrado que esta nueva forma de “cultura” nos modifica como individuos en sí, en nuestra forma de relacionarnos y por lo tanto nos somete a un proceso de homogeneización, cuya ruptura está encomendada a la televisión pública mediante programas de información, debate y actualidad.

La televisión es capaz de otorgar status y poner en cuestión las normas sociales, por lo tanto los fines de quienes mueven los hilos de las cadenas deben ser lícitos. En las cadenas privadas esto no se puede controlar, lo cual acrecienta la importancia de la existencia de una televisión pública que se mueva por los intereses colectivos y no individuales.

Volviendo a la noticia escogida y tras haber analizado la importancia de un servicio público de televisión en la sociedad actual, habría de saber diferenciar si la intención del Gobierno con la campaña “estoloareglamosentretodos” es una acción propagandística de su partido o realmente quiere fomentar la cooperación de los ciudadanos para salir de la crisis. En mi opinión en el primer caso se debería retirar la campaña en TVE, en el segundo no.

La filosofía de los anuncios de Axe

18 mayo 2010

Es bien sabido que la marca de desodorantes Axe no sólo es famosa por la desbordarte creatividad de sus anuncios sino también por la polémica que suscita la temática de estos. Se puede apreciar que van destinados a un público joven masculino ya que en sus mensajes los protagonistas suelen ser personas de entre 25 y 30 años que se ven en situaciones de alta tensión sexual. La publicidad de esta marca se caracteriza por ser machista y sexista, ya que en todos ellos se trata a la mujer como objetos de placer para los hombres incluso rozando el límite de convertirse en el “premio” por comprar el producto, es decir, muestran inferior al sexo femenino. Hay quien las considera divertidas, que únicamente las feministas consiguen sacarle el lado sexista al anuncio y puede ser que por esta misma razón, no sea de las marcas más criticadas por jugar con el estereotipo de la mujer como “objeto erótico” por puro mecanismo publicitario cuando en realidad esas mujeres no son reales, son modelos utópicas con curvas perfectas que caen rendidas tras el efecto de un desodorante, nada parecido a la realidad. Un ejemplo del carácter sexista de la publicidad de esta marca sería el eslogan de un producto que decía “El jabón de mujer te hace pensar como mujer, usa el nuevo gel de ducha Axe”. Otra campaña sería “cazadores por instinto” donde se recreaba una sociedad primitiva donde los hombre si identifican según su poder de dominación y conquista femenina se le suma en un juego online donde debías golpear al mayor número posible de mujeres para conseguir más puntuación, pero esto no acaba ahí, habían mujeres que subían sus propias fotos para que les dieran “garrotazos de amor” bajo el lema “¿le das o no le das?” Lo que la teoría crítica pretende es ayudar a la sociedad a pensar por sí misma ya que considera que tanto los medios de comunicación como la industria cultural son los que piensan por ellos y establecen la forma de vida, instaurando su verdad como absoluta y todo lo ajeno a ello como incorrecto. Concretamente más la industria cultural que los mass media ya que a través del “hombre unidimensional” pretende alejarse del individualismo modificando al individuo a su medida y conseguir con ello un consumo masivo, mientras que lo medios de comunicación de masas “constituyen la mediación entre los amos y sus seguidores”. Así pues, la teoría crítica quiere ayudar, de alguna forma, a “deshomogeneizarnos”, alejarnos por completo de la figura del hombre unidimensional de Marcuse y conseguir que la sociedad tenga la capacidad de tener su propia opinión y visión de la realidad, y que no haya una única realidad. También considera que son los portadores de violencia simbólica ya que crea patrones estereotipados, valores, íconos o signos, y en el caso de Axe, transmite y reproduce dominación por parte del hombre, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales, naturalizando la sumisión de la mujer en la sociedad obligándola, de alguna forma, que se haga objeto erótico: se le quita la libertad ofreciéndola como un trofeo a los deseos del hombre.

¿Quién dice la verdad?

11 mayo 2010

El pasado 23 de marzo , la Confederación Episcopal Española, lanzó su nueva campaña anti-aborto con el lema “es un tú en ti”. La campaña, con cierto revuelo mediático, fue lanzada a los diferentes medios, de entre los cuales destaca internet ,y la polémica suscitada en las redes sociales.

En su campaña on-line aparece un video de 10 minutos, donde se ve una ecografía de un feto acompañada por los latidos del corazón, y su eslogan, de gran semejanza a la identidad visual y la razón social de la red Tuenti.

Bien pues, el revuelo se produjo cuando Tuenti, una de las redes sociales que lanzaría el mensaje, decidió dejar de difundirlo después de varias horas haciéndolo. El por qué, según dicha red, fue la semejanza entre eslogan y marca, aunque no cesan las especulaciones sobre la reciente unión de Grupo Prisa a dicha red. Según la CEE, la campaña no fue lanzada, tras numerables versiones, hasta que Tuenti dio su visto bueno. La cuestión entonces sería ¿quién dice la verdad?

Desde una teoría crítica y hablando racionalmente, destacaríamos la desbordante influencia de las redes sociales en la industria cultural, esto es, si ya nos encontramos en un mundo industrializado, manipulado (por la industria) y que distorsiona la cultura, de ésta manera, la influencia mediática y por tanto manipuladora en las redes sociales aún se hace más visible. En este hecho se puede observar la no libertad de expresión tanto de una parte, impidiendo lanzar la campaña y que la sociedad pueda verla, como de otra, coaccionando al medio para que su campaña vuelva a estar vigente de nuevo en él.

Por otra parte, una vez la polémica en el aire, faltaron horas para que la prensa, la radio, y otros medios de comunicación se lanzaran como tigres enjaulados a la reciente y “polémica” noticia que iba a ser de “interés social”. Entonces, deberíamos preguntarnos: ¿no se le da más importancia de la que tiene?. Personalmente creo que, si los medios de comunicación no hubiesen “hablado” tan desmesuradamente, el revuelo mediático no hubiese sido tal, pero está claro que somos y vivimos en una sociedad manipulada y con demasiadas influencias. Ya no tenemos opinión crítica sobre las cosas, sobre “eso”, sino que nos la crean anulando nuestras libertades, potenciando las manipulaciones, creando estructuras masivas, iguales, seriales, de sociedad estandarizada, dejando totalmente fuera del círculo aquello diferente, que posiblemente pudiera ser la clave de todo, aquello blanco, neutro, que defendiese o refutase algo sin necesidad de ecos.

Los medios de comunicación en los cuales se inserta la publicidad, tienen unos fines y unas funciones que cumplen normalmente, pero detrás hay una manipulación hacia la sociedad para que piensen, actúen, reaccionen,… de cierta manera ante ciertas situaciones, y todo por el poder de los medios de comunicación ya que , podríamos aventurarnos a decir que se tiene miedo de comportamientos alternativos, que se salgan de lo habitual y que no se sepan controlar.

Yendo más allá y para finalizar, hablando de la publicidad polémica en sí como medio de dominación entre la sociedad, así como cualquier comportamiento mediático que te hace actuar de una manera u otra, podríamos establecer el siguiente símil (siempre desde una perspectiva crítica): Si un individuo es amenazado o coaccionado por otro sujeto contra su voluntad con un arma, obligando a este a llevar a cabo cierto comportamiento no deseado, diríamos que se trata de una actitud agresiva, forzada y sin libertad. Sin embargo, ¿no seria igual de forzoso, agresivo y restrictivo de libertades si la amenaza y el impacto masivo viene de los medios de comunicación?, en mi opinión sí pero haciéndolo de forma sutil y a largo plazo, impidiendo que como individuo, te salgas de las limitaciones preestablecidas. Al fin y al cabo en ambos casos se está manipulando.

La teoría crítica se aplica en la Dirección Genera de Tráfico

4 mayo 2010

Las escuelas del pensamiento crítico, analizan las consecuencias de que los mass media estén al servicio de las instituciones y de las estructuras de poder”, Un ejemplo bastante claro sobre esto, son las violentas campañas que lanza la DGT. Lo que quiero decir, es que estas campañas, conocidas por todo el país debido a la brutalidad de sus mensajes, las lanza la Dirección General de Tráfico, y por lo tanto, el Gobierno de España, el cual las apoya y deja que se emitan en la televisión, a pesar de su contenido. He aquí un ejemplo de que los mass media están al servicio de las instituciones. No siempre, pero sí en muchos casos.

La mayoría de los spots que vemos en la televisión de la DGT, son centro de polémica debido a la repulsión que acaban creando en los teleespectadores, por su minuciosa y detallista interpretación de lo que ocurre en un accidente de tráfico en la vida real. Esto es así, con sus pros y con sus contras. Estos anuncios están basados en hechos reales: sin embargo, nos cuesta mucho aceptarlo, porque no nos gusta estar viendo la tele, y derrepente presenciar un accidente de tráfico; en ocasiones, con un primer plano de la víctima ensangrentada o sus familiares llorando su muerte…

Es una publicidad demasiado realista a la vez que repulsiva, al menos para lo que la sociedad en general, estamos acostumbrados.

El Gobierno, mediante la difusión de estas campañas pretende alertar de las consecuencias de un descuido en la carretera, del consumo de alcohol y drogas a la hora de conducir, de las infracciones, entre otras… Por lo tanto el fín no es otro que didáctico, lo que se pretende es que aprendamos a ser cautos en la carretera, pero, ¿Realmente se necesita esta publicidad con métodos tan violentos a la vista? Evidentemente no, con estas campañas no se está concienciando a la gente de la manera que se esperaba; es cierto que las muertes en la carretera se están reduciendo, per muy a la larga.

En mi opinión, la metodología de la DGT debería cambiar dado que esta publicidad no se ha enfocado del todo bien de cara al espectador; ya que lo consigue es asustarlo y que no retenga al cien por cien el mensaje del anuncio. Se pueden cumplir los objetivos deseados pero buscando otro tipo de publicidad.

Volviendo a la teoría crítica, de la que he hablando vagamente al principio de la redacción, y para ir concluyendo, voy a explicar la forma en que yo relaciono esta teoría con el ejemplo que he elegido: la teoría crítica explica que las instituciones o gobiernos utilizan los mass media difundiendo mensajes de algun tipo, por ejemplo de violencia simbólica, para llegar a la sociedad y su cultura; de esta forma el Gobierno de España permite la emisión de las campañas de la DGT, (a pesar de que conlleve una fuerte polémica y, teniendo en cuenta que si una marca comercial siguiese este ejemplo de publicidad en sus campañas, sería retirada y censurada por el propio Gobierno) para lograr unos fines, que sería la reducción de muertes y accidentes en las carreteras españolas.

¿VÍCTIMAS DE LA MODA?

27 abril 2010

Hola, soy Andrea Remolar y esta semana como tema para hacer un análisis de los mass media, basándome en la teoría crítica, he querido escoger como influye en la sociedad los anuncios y todo lo relacionado con el mundo de la moda, ya que es un tema muy polémico hoy en dia.

Este tema ya ha sido partícipe en ciertas ocasiones en nuestro blog, pero ahora quiero centrarme, más que en algunos anuncios polémicos, en algunos aspectos de la “moda”.

Para empezar, debo decir que nuestra sociedad está claramente influenciada por los estilos de vida que los medios de comunicación nos muestran, las formas de actuar, de vestir, de hablar,…todo ello nos hace ser de alguna manera tal y como somos, tienen un gran poder.

Uno de los aspectos que cabe destacar, dentro de la moda, es el vestuario, un factor clave a la hora de identificarnos y formar nuestro “yo”. Los distintos anuncios de ropa, zapatos, complementos,…hacen que deseemos vestir de una manera o de otra, pero no solo estos son los que nos condicionan a la hora de elegir nuestros atuendos, sino que también todos los demás estilos que aparecen en los otros productos y servicios lo hacen.

Al afirmar esto, quiero decir que no solo nos influyen en el vestuario las campañas publicitarias de este sector, sino que todos los otros sectores nos ayudan a elegir nuestro propio estilo, que si se acoge dentro del de la gran mayoría, sería el estilo que “está de moda”. A continuación lo muestro con distintas campañas.

Al igual que en la forma de vestir, también ocurre lo mismo en otros factores, como es el caso de el ideal de belleza. A lo largo de la historia el concepto de belleza ha sido estudiado por grandes pensadores, y los cambios efectuados sobre este concepto han sido notables. Por ejemplo, en otra época se consideraban bellas las mujeres de piel blanca y de formas redondeadas, y esto vino marcado por los grandes artistas de esa época, que así lo mostraban en sus obras. En cambio, actualmente, hay una preferencia por las pieles morenas y cuerpos más estilizados.

Esto bien se muestra en los medios de comunicación, que mediante miles de mensajes nos predeterminan que tenemos que aceptar por bello y que no lo es, por tanto, éste es un claro ejemplo en el que podemos apreciar el poder de los mass media en nuestra sociedad. Además, también nos afecta en la forma de expresarnos, de actuar, en llevar un estilo de vida u otro.

Estereotipos, responsables del conflicto de género

20 abril 2010

¡Muy buenas internautas! Hoy escribe María Benavente, ¡empecemos!

El hecho escogido para la realización de esta práctica es la reproducción simbólica de violencia de género en publicidad, cosa que, como explicaremos, hace perdurar la cultura patriarcal que rige en el mundo entero y establece unos roles determinados, en cuyo asentamiento tienen mucho que ver los medios de comunicación.

En primer lugar, cabe señalar, a modo de contextualización, que la base ideológica global que rige en todo el mundo es la cultura patriarcal, caracterizada por la dominación masculina. Esta situación, en términos de la Teoría crítica, supone un conflicto interno en nuestra sociedad que, lejos de ser ajustable, como dirían los funcionalistas, esconde una tensión oculta y camuflada mediante la legitimación por parte de los medios de comunicación. Éstos, a través de la reproducción simbólica de ciertos mensajes y estructuras, crean un subconsciente social homogenizado que percibe una realidad que es solamente aquella que el poder quiere que se perciba.

Llegados a este punto, resulta necesario introducir el concepto de industria cultural, que es una gran maquinaria de creación de productos, los cuales contienen los mensajes homogeneizadores que comentábamos, para su distribución a través de los medios de comunicación de masas.

Así pues, podemos afirmar que existe una interrelación entre la industria cultural y la cultura de masas. Los medios de comunicación de masas, mediante la reproducción simbólica de estructuras que comentaremos más detalladamente, crean individuos unidimensionales que tienen la necesidad de consumir los productos de la industria cultural; mientras que esta última necesita a su vez de este tipo de individuos para cumplir con sus objetivos económicos.

¿Ahora bien, qué relación guarda la asimilación de estas estructuras sociales por parte de los individuos con la publicidad?

La respuesta es sencilla, la publicidad, insertada en cualquier tipo de medio, es un producto más de la industria cultural, puesto que se mueve dentro del ámbito económico de la cultura de nuestra sociedad y responde a intereses comerciales.

Por lo tanto, al igual que el resto de productos de la industria cultura, la publicidad, mediante la difusión de representaciones ideológicas o estereotipos, contribuye a conformar este subconsciente colectivo y a crear la necesidad de consumir para alimentar el sistema. En ello juegan un papel fundamental los procesos de segmentación del target, que adjudican a cada tipo de individuo, siempre estereotipado, una serie de tareas y necesidades. Esto se muestra muy claramente en la industria automovilística, puesto que todos asociamos ciertos vehículos con el género masculino o masculino. Y si no, hagamos la prueba, ¿qué género se corresponde con cada uno de los vehículos que aparecen a continuación?

Claramente, el de la izquierda es un vehículo femenino y, el de la derecha, masculino. ¿Por qué? Porque nuestros esquemas mentales asocian la feminidad con coquetería y pequeñez, mientras que la masculinidad siempre va asociada a robustez y grandeza.

Otro ejemplo lo encontramos en los anuncios de bebidas. Los hombres anuncian cervezas y las mujeres bebidas light, como vemos claramente en los siguientes anuncios gráficos:

En nuestros esquemas mentales, las mujeres son las que se preocupan por su aspecto físico y viven sometidas a la presión de acercarse a los ideales de belleza que, además, vienen también determinados por los medios de comunicación. Por otra parte, también siguiendo la conciencia colectiva, los hombres no se preocupan tanto por su belleza, y en muchas ocasiones se muestran cuerpos masculinos para nada estéticos sin ningún pudor, cosa que contribuye a que los hombres no estén tan “esclavizados” respecto a las referencias estéticas.

Por último, destacar que una tendencia que está siendo seguida últimamente en publicidad es la de “romper con los tópicos”. Esta publicidad, que es aquella que suele resultar polémica y de la que habitualmente hablamos en nuestro blog, se nos presenta como una alternativa a la convencional. No obstante, aplicando los conceptos acuñados por Heimer y Adorno en el texto La Industria Cultural. Ilustración como engaño de masas, podemos deducir que estas alternativas que aparentemente llevan al receptor a la reflexión y lo apartan del dominio, no son más que variantes ya clasificadas dentro del esquematismo de la producción de los productos culturales.